28 de septiembre de 2016

JUAN NEGRÍN Y PEDRO SÁNCHEZ




En primer lugar pedir disculpas por relacionar a Juan Negrín con Pedro Sánchez, entre estas dos personas no existe similitud alguna, sin embargo lo que está sucediendo en el PSOE, sus maniobras para liquidar a Sánchez y a renglón seguido favorecer la investidura de Mariano Rajoy, guarda cierta similitud, aunque sea mínima, con la postura que adoptó el PSOE en marzo de 1938, en plena Guerra Civil, una postura que pasaba por la rendición de la República.

Veamos:

En marzo de 1938, se establecen dos corrientes en el seno republicano, representadas por las denominaciones informales de “partido de la resistencia” seguidores de las teorías de Negrín y formado por el Partido Comunista y un sector del PSOE y el “partido por la paz” encabezado por Manuel Azaña, Izquierda Republicana, Unión Republicana y una parte importante del PSOE liderada por Indalecio Prieto, este último es destituido el seis de abril por Negrín como ministro de Defensa y expulsado del Gobierno. Negrín asume la cartera de Defensa. Tras su toma de posesión Negrín manifiesta: 
"Yo estoy tan seguro de mi causa, de mí, que las derrotas militares no las creo nunca decisivas. Yo me batiré en Barcelona, me batiré en Figueras. En tanto que yo luche, no seré vencido".
El 15 de abril, sin conocimiento de Negrín, Julian Besteiro (PSOE) se pone en contacto con la quinta columna (1)  de Madrid y a través de ella con el gobierno de Franco en Burgos.

A finales del mes de julio Azaña se entrevista en secreto con el representante británico en Barcelona John Lech para que propusiera a su gobierno un plan de paz. Tanto Negrín como Franco tuvieron conocimiento  inmediato de esta entrevista "secreta". 

A principios de noviembre  el coronel Casado se reúne en Madrid con Juan Negrín y con el general José Miaja, jefe de los Ejércitos de la región Centro-Sur y solicita que retire del Gobierno a los comunistas para después empezar conversaciones con Franco sobre una paz negociada. Negrin se niega en redondo. Quince días más tarde y ante la negativa de Negrín, Julian Besteiro ante la Comisión Ejecutiva del PSOE manifiesta :
"La guerra ha estado inspirada, dirigida y fomentada por los comunistas"…. "si la guerra se ganara, España sería comunista".
En marzo de 1939, el golpista Casado, aún con esperanzas de una paz negociada que le salve, comienza su golpe en Madrid, justificándolo ante la opinión publica como la respuesta a un supuesto complot comunista para hacerse con el poder, una de cuyas "pruebas" serían los nombramientos que habría hecho el presidente Negrín de militares comunistas para que ocuparan la cúpula del Ejército Popular de la República. Ese mismo mes todos los partidos políticos y organizaciones del Frente Popular, excepto el Partido Comunista de España, hicieron públicos en Madrid manifiestos y declaraciones en los que prestaban su apoyo al golpe, tal como habían pactado semanas antes. Asimismo quedó constituido oficialmente el Consejo Nacional de Defensa presidido por el general José Miaja aunque los dos hombres fuertes del mismo eran el propio Casado que se reservó para sí mismo la Consejería de Defensa y Julián Besteiro (PSOE) que ocupó la de Estado. Inmediatamente El PCE junto con la 8ª División organiza en Madrid la resistencia a  los casadistas dando comienzo a lo que vino en denominarse “la pequeña guerra civil de Madrid”. Julian Besteiro (PSOE), declara:
....la necesidad de sofocar el pasado levantamiento comunista y los cuidados conducentes a prevenir la repetición de semejantes contingencias no ha hecho olvidar un momento al Consejo Nacional de Defensa, lo que constituye su misión y la verdadera razón de su existencia. (...) Es además nuestro deseo tener a la opinión debidamente informada del proceso de nuestra actuación para el logro de esa anhelada finalidad. En prueba de ello queremos poner en vuestro conocimiento los términos exactos de la comunicación que el Consejo de Defensa dirige al Gobierno Nacionalista (...) ese comunicado dice así: "Consejo Nacional de Defensa a Gobierno Nacionalista.- Ha llegado el momento de que este Consejo Nacional de Defensa se dedique por completo a su misión fundamental y, en consecuencia, se dirige a ese Gobierno para hacerle presente que estamos dispuestos a llevar a efecto negociaciones que nos aseguren una paz honrosa y que al mismo tiempo puedan evitar estériles efusiones de sangre. Esperamos su decisión"
Franco aprovecha la desunión y debilidad republicana y el 19 de marzo manda una nota a Casado, en la que decía que no estaba dispuesto a que acudieran a Burgos los mandos superiores enemigos a negociar, y además le recordaba que "sólo aceptaba la rendición sin condiciones".

El 26 de marzo de 1939, Franco inicia la ofensiva definitiva en todos los frentes, Madrid se rinde. Caen Valencia y Alicante. Caen Murcia y Cartagena. La guerra termina y comienza la represión. A partir de aquí cada uno puede sacar sus propias conclusiones sobre lo que significó el golpe de Casado, (el segundo en tres años llevado a cabo por los militares contra la República) y la postura favorable del PSOE, lo que es cierto y probado es que el golpe acabó con las últimas esperanzas de ganar la guerra y que la represión franquista se llevó a cabo sin restricciones, nada de paz y concordia, nada de paz honrosa como Besteiro, Prieto y los suyos creían que iban a conseguir apoyando a un golpista, Casado, y cediendo ante otro golpista, Franco.

Sánchez esta acorralado por el PSOE, hasta tal punto que se ve como posible un "golpe de estado interno" a manos de la Comisión Ejecutiva para eliminarle y crear una Comisión Gestora que negocie "la paz" con el PP que le permita a Rajoy seguir gobernando. Sánchez, de momento, resiste, se enfrenta con sus enemigos internos y hace valer su NO a la rendición ante el PP.

De poco valen hoy, como tampoco valieron en 1939, antiguas hazañas, esplendidos logros y trayectorias, éxitos del PSOE y de sus dirigentes a título personal, hoy estamos ante una situación gravísima, no nos equivoquemos, el verdadero problema para todos es que el Partido Popular siga gobernando y más grave aún, si cabe, con un PSOE desunido y rendido ante las exigencias del PP.

Vemos como la vieja guardia del PSOE demoniza hoy cualquier acuerdo de gobierno con Unidos Podemos, augura, igual que en 1938 lo hizo Besteiro, una "invasión" comunista, sin embargo no tienen ningún reparo en pactar con Ciudadanos, con la "nueva falange", tal y como pretendieron hacerlo en 1938, negociando con los quintacolumnistas para pedir clemencia a Franco a cambio de poner en sus manos a todos los comunistas españoles....y a la República.

Ojalá que Pedro Sánchez siga los pasos de Negrín, ojalá resista los golpes que le vienen de todos lados y luche hasta el final. Quizás si en 1938 las fuerzas republicanas se hubieran mantenido unidas, y Casado y los suyos hubiesen sido fusilados por golpistas y traidores contra la República, quizás la República habría ganado la guerra... nunca lo sabremos.

Cualquier esperanza de recuperación social pasa por sacar a Rajoy de La Moncloa, no olvidemos esto, y la única persona que hoy tiene alguna posibilidad de hacerlo es Pedro Sánchez, en caso de que no lo consiga el NO a Rajoy debe mantenerse. Unas terceras elecciones pueden evitarse si Rajoy busca los apoyos necesarios fuera del PSOE, si llegasen a producirse la responsabilidad nunca será de Sánchez, los responsables serán Rajoy y los "quintacolumnistas" del PSOE.


Benito Sacaluga.




(1) QUINTA COLUMNA

La expresión, atribuida por unos a Mola y por otros al General Varela, se usa desde 1936 para denominar en tiempos de conflicto bélico a los sectores de la población que mantienen lealtad hacia el bando enemigo, colaborando con este desde la clandestinidad e infiltrados en el ejercito que defiende la zona o el país. Se trata pues de un conglomerado de personas desleales a la comunidad donde residen, colaboracionistas de muy diversas formas con el enemigo.